lunes, 1 de julio de 2013

Una de paisaje: La viña y el vino en el Valle de La Orotava

Esto pasó hace ya algo más de un mes pero es una experiencia personal que me ha provocado muchas satisfacciones.

Me siento afortunado por haber tenido la oportunidad de colaborar con la Sociedad Cultural Liceo de Taoro que, aprovechando la celebración de estos treinta años de concurso, vuelve a reafirmar su compromiso con la viticultura a través de la edición del  libro “La viña y el vino en el Valle de La Orotava”. Este proyecto editorial pretende aportar su granito de arena en la divulgación de las singulares características de estos viñedos en el Valle, ofreciendo un recorrido por su historia, cuando el malvasía del valle era referencia internacional, hasta la actualidad, identificando las características que lo definen como un paisaje destacado en la isla de Tenerife.

Pocas son las regiones vitivinícolas que presentan viñedos tan singulares como los cultivados en el Valle de La Orotava. Con la publicación podrá descubrir las claves de cómo una tierra volcánica y fértil se convirtió, a mediados del siglo XVIII, en referencia internacional de los vinos con el “malvasía” como abanderado. Comprenderá por qué ilustres naturistas y aventureros, en busca del pico Teide, se quedaban extasiados ante sus viñedos y el embrujo de sus caldos. Gracias a ella realizaremos un viaje por el paisaje vitícola del valle.

El coordinar junto a Enrique De Luís a Manuel Hernández, Jorge Zerolo, Plácido Fernández y Eduardo Sánchez, autores de los artículos de este libro, me ha servido como una experiencia personal de profundo aprendizaje sobre el valor del patrimonio agrícola, conociendo las distintas variedades de uva y tomando conciencia de la originalidad de una forma tan especial de cultivar la viña: “el cordón trenzado” o “cordón tradicional”.

El libro, al ser un homenaje al Concurso de Vinos Valle de La Orotava, recoge entre sus páginas, la historia del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Valle de La Orotava, la propia historia del concurso con los premiados de los treinta años de existencia.

Les invito a que le den una ojeada y pasen un rato agradable en su lectura, por lo menos, como lo pasamos las personas que hemos intervenido en ella. Si me permiten un consejo: aprovechen alguno de los vinos premiados este año y disfruten de una tarde de lectura con una copa de vino del Valle. ¡Salud!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada